26/12/2019 Visual Link

LA VELOCIDAD DE LAS FAKE NEWS

kayla-velasquez-199343-unsplashHasta hace unos años, las noticias falsas, popularmente conocidas como Fake News, sólo estaban al alcance de unos pocos. Sin embargo, hoy en día, gracias a la velocidad a la que navegan por los medios digitales, se han convertido en el pan de cada día.

Las redes sociales han motivado la aparición de una gran cantidad de noticias falsas que a priori solo afectaban a famosos o partidos políticos. Pero la fiebre de la ‘‘falsedad’’ también ha infectado a las marcas.

Tal y como dice la famosa frase: “Una mentira puede haber recorrido la mitad del mundo mientras la verdad está poniéndose los zapatos”; está comprobado que mientras que la verdad rara vez se difunde a más de 1.000 personas, el 1% de las noticias falsas más virales se difunde entre 1.000 y 100.000 personas.

roman-kraft-260082-unsplash¿A qué se debe este fenómeno? Por norma general, recientes estudios han descubierto que las noticias falsas crean mayor engagemnt, generan más interacción y se comparten mucho más.

Además, en una sociedad donde cada día se reclama mayor inmediatez, los análisis y la información de calidad pasan a un segundo plano con el fin de convertirte en un cebo fácil conseguir los llamados clickbaits.

Por otro lado, también nos encontramos ante un nuevo paradigma en el que el consumidor es a su vez creador de contenidos. Lo que en ocasiones hace que incremente el número de noticias faltas que circulan por los medios digitales.

matthew-guay-148463-unsplashAnte esto las marcas deben estar preparadas y realizar un seguimiento de lo que se dice sobre ella, para afrontar las fake news y no dejar que la reputación de dicha empresa se vea afectada.

En conclusión, las fake news se han convertido en un problema dentro del sector de la comunicación y del marketing. No solo afectan a la credibilidad de los medios de comunicación, sino que afectan a la reputación de las marcas. Es más, en algunos casos también están empezando a disminuir la confianza en las redes sociales como fuentes de información.

, , , , , , , , , , , ,